MADRE

amamantando

MADRE

Te pido recordar
que no te olvido,
que la vida continúa de tu mano.

Estás en las luchas que libro
y en la consecución de su paz.
Estás, diría yo,
en la paz del mundo.
En su sentido.
Llenando la vida de motivos
para vivir.
Ocupando un lugar importante
en la naturaleza
y otro más relevante
en el reino de Dios.

Estoy hecha de vos.
Y estaría con vos
aunque no te nombrara.

Pero hoy te invoco: madre.
Y mi mano puede sentir
tu apretada mano
conduciéndome
por los caminos de la vida.

VZL.

Anuncios

SAN VALENTIN

machotebaja

LO QUE ES.

He perdido el miedo a ser
compleja,
ridícula
o tonta.
Esta es una declaración de libertad.
No quiero ir por la vida siendo mi verdugo.
No me callo tantas veces
como quisiera,
o como lo hacen quienes
no desean equivocarse.
Es verdad, que esto no es una virtud.
Pero aprendo mucho de mis errores.
Tantos cometo,
tanto aprendo.
Tengo con quien hablarlo:
amigos y familia
que no se avergüenzan
de mis expresiones.
Esto es una demostración de complicidad.
Sé pedir ayuda.
De hecho, recibo ayuda
periódicamente.
Preventivamente.
Oportunamente.
Esto es una disposición de solidaridad.
Vivo sola.
No tengo amante, hijos o mascotas.
He olvidado a todos los hombres
que estuvieron conmigo.
Alguna vez
o por siempre…
Y esto es,
certeramente,
una declaración de amor.

VZL.

MADRE E HIJA

machotebaja

PROMESA

No seré infeliz,
lo prometo.
Dejaría de ser tu hija,
con ésta condición
entre estoica y dulce
que tanto te gustaba.
Con ésta manera de vivir
que no amenaza a la vida,
que ama la vida,
que ama cada resquicio de la vida
por doloroso que sea.
Y sabe hacerle frente
sin esperar, demasiado, de los demás.
Nosotros lo entendemos.
Nosotros sabemos cómo es,
a veces,
la miseria humana.
También nuestra miseria humana.
Nosotros lo aceptamos.
Cada día más.
Para ser más fuertes,
para ser más dulces,
para ser no ser infelices.

VZL.

MATERNIDAD

machotebaja

DEL TIEMPO PASADO Y PRESENTE

No seré madre.
Cuando acabe mi vida
acabará su potencial.
No te di nietos
y bien supiste que
no me iba a multiplicar.
Te amé, como sólo ama
el último eslabón de una cadena de ancestros.
Te amé, con una infinidad de siglos
de antaño que esperaban en tu vientre.
Para que fueras
la amada obrera,
que me diera
la hermosa vida y el asombro.

VZL